Basta decir su nombre, Abel Duarte